Skip to content

Gira, il mondo gira

La fotógrafa, en tierra, se coloca debajo de la nave nodriza del carrusel y piensa para sí, como la canción: “solamente ahora yo te miro,/ en tu silencio yo me pierdo,/ y no soy nada a tu lado”. Al lado de il mondo, y de las formas que adopta a escala –las formas del tío-vivo, vivísimo- para recordarnos su movimiento incesante y sus ciclos; su festival de velocidad, celebrado entre el asombro mudo de los primeros instantes y el grito de excitación infantil, el vértigo alegre; encadenados a su rotor central: montados literalmente, sin nada bajo los pies, sólo vacío. Ese girar es la feria continua, la fiesta: ese nudo en el estómago que se desanuda en los ojos, cuando se coge altura y sigues al mundo, en sus incontables vueltas.

Fotografía: Teresa Rodríguez
Texto: Bernardo Sánchez