Skip to content

Eclipse

En el terreno de juego, el fotógrafo puede apostarse en puntos imposibles para un espectador ordinario. Incluso para el ojo humano. Por ejemplo, detrás del mismísimo balón. Y hacer cuadrar las coordenadas de éste con el centro del visor de la cámara. Y luego seguir corriendo por la banda, con el balón en suspensión, sin perder la centralidad. Como en una especie de truco de levitación. Pero no es un truco: es saber ver la jugada. Es un premio a años de atención, desde todas las bandas. Una tarde se produce la conjunción planetaria. El balón, a contraluz, no es solamente un balón: es una mácula esférica y perfecta en el objetivo de la cámara. Una pupila. Un eclipse. El instante cegador que se persigue, dentro y fuera del fútbol.

Fotografía: Justo Rodríguez – Texto: Bernardo Sánchez