Skip to content

Donde hay

 

La fotógrafa, en medio de la noche, se ha guiado por un punto de luz, emboscado, que le ha conducido hasta donde hay. Hasta el puesto donde de nada falta. Un despacho atendido a la perfección. En el exterior, el hombre explica y glosa a quien se acerca las características de los artículos que hay. No le digo una cosa por otra. Permanece sentado sobre un taburete, como el monologuista de un late show. Como un portero de noche de su colmado y de su discurso. Es una noche de verano, y sobre todo, lo que hay es refresco, a cualquier hora. Y al cargo de lo que hay se encuentra ella, enmarcada por la ventana del puesto. Es la madonna del altar de la mercancía. Un faro. De la barraca de la abundancia. Que no falte de nada.

Fotografía: Teresa Rodríguez

Texto: Bernardo Sánchez