Skip to content

Plegada

El fotógrafo, enfilando con el teleobjetivo la San Juan desde la cuestecita que da al Muro del Carmen, descubre su escenario (casi) vacío. Sólo alguien y su perro llegan, siguiendo el renque, hasta la desembocadura en el STOP y el cruce con Marqués de Vallejo. Todos los planos se juntan en un único y vertical plano. Parece como si la calle se hubiera plegado y estirado. Fugado hacia arriba. Las farolas salen como brazos, los luminosos como librillos, los portales como postes que miden el terreno y los óculos del edificio del fondo como una webcam que mirara desde el lado opuesto. Falta un día menos para que la calle vuelva a desplegarse, a su tamaño y paisanaje naturales. Para que vuelva a respirar el fuelle de la cámara.

Fotografía: Justo Rodríguez

Texto: Bernardo Sánchez