Skip to content

Toy Story

La fotógrafa, advertida por el ligero roce de un balanceo, madera sobre madera, descubre una figura sobre el mueble del salón. Como quien descubre un pájaro o un vecino nuevo. Es un payasete tentetieso. Con un cuerpo de dos bolas. Bracitos, manoplas y bonete. Como un muñeco de nieve rebozado en sirope de cereza brillante. Atraído por la luz, ha salido a la pista para realizar un prodigioso número de equilibrismo. No sólo sobre su propia base, sino sobre una arquitectura de colores. Y en la totalidad del espacio, en el que su cuerpo redondo y brillante ocupa un lugar contrapesado, dejando aire a las regiones de morado y naranja butano que componen el lienzo, y apoyado, sin vencerlo, sobre el meridiano negro.

Fotografía: Teresa Rodríguez

Texto: Bernardo Sánchez