Skip to content

La esperanza

La fotógrafa, en la estancia, es atraída por el punto de luz. Una bombilla común que irradia un resplandor suficiente como para alumbrar la caja, que a su vez se encuadra como un lienzo, que en su tela alberga la huella o el espectro de otros cuadros, y un mapa de sombras, que delimita regiones de humo, o de humedad. Es una bombilla, pero también un ojo, que se asoma al interior como el quinqué de Picasso. Y al asomarse, mira e ilumina, dando volumen al espacio, investigando. Como si ya hubiera estado allí antes. Y le devuelve el tono y la textura de una piel. De la que se ha borrado su primera vida y está a punto de revelarse otra nueva. Como en un palimpsesto, que escribe sobre lo escrito, que pinta sobre lo pintado.

Fotografía: Teresa Rodríguez

Texto: Bernardo Sánchez